La Hipocresia de la izquierda “marxista” bolchevique sionista. Caso Siria.

comunismo-sionista

A continuación reproducimos el prólogo del libro Siria vencerá: lucha heroica contra la O.T.A.N. y sus mercenarios, del sociólogo comunista Tamer Sarkis Fernández.

descarga (1)Carta de Karl Marx a su rabino demostrando que el comunismo es parte de la conspiración sionista.

“Hacia finales de enero del 2011 llegaron a Siria las ya conocidas primaveras árabes. Ciudadanas y ciudadanos influenciados por las protestas en otras regiones del mundo árabe –Túnez, y Egipto– se lanzan a las calles contra el gobierno de Bashar al-Assad. Las exigencias son claras, más libertades y plena democracia en el contexto de un mayor respeto hacia los derechos humanos.

¿Qué podemos objetar ante este suceso? […]

La reflexión emana de una realidad, la gran parte del pueblo sirio, actor principal, tiene una visión de este conflicto bien distinta a la que los medios de comunicación oficiales se empeñan con gran entusiasmo en difundir. Para ellos, esta guerra civil no es otra cosa que una guerra neocolonial. Tan sólo una minoría es la que, bien se ha rendido a la trampa de disgregación popular que el capital financiero y sus medios de comunicación, su propaganda y sus estados utilizan en sus conquistas, bien posee intereses económicos que pueden devenir en una intervención externa.

Es a partir de aquí cuando se sucede la magnificación de estas minorías, las que con apoyo de la O.T.A.N. se metamorfosean en la otra Siria, la que sufre la opresión de una terrible dictadura encarnada en un líder cuya decapitación cerraría un espectáculo autoproclamado como símbolo del triunfo democrático. En Yugoslavia fue Milosevic, en Irak Saddam Hussein, en Libia Gadafi y en Siria Bashar al-Assad. A grandes rasgos, constituye el guión de legitimación repetido en este tipo de conflictos, al fin, una apropiación ilícita de una zona rica en recursos y/o de gran importancia geoestratégica en los planes expansionistas del imperialismo.

Quizá no resulte tan extraño el funcionamiento de los intereses financieros ocultos tras estas guerras europeas como la actitud de una parte significativa de la izquierda europea. El posicionamiento que ciertos sectores progresistas adoptan frente a estos conflictos se revela como una legitimación velada de la actuación de la O.T.A.N. en tanto que representante del mundo libre. Posicionamiento concretado en consignas como: “Ni O.T.A.N. Ni Milosevic”, “Ni George Bush ni Saddam Hussein”, “Ni O.T.A.N. Ni Gadafi”, etc. Este dualismo simplista sugiere una postura que equipara a las fuerzas imperialistas, los agresores, con los que sufren sus ataques militares, los agredidos –los dos son igual de abominables, ni uno ni otro–, redundando, a efectos prácticos, en un refuerzo de la postura imperialista.

Recorren estrategias discursivas repetidas en estos conflictos. Comparten con los invasores la opinión de que el gobierno del país atacado debe ser eliminado, con anterioridad, raramente se han pronunciado sobre la cuestión, en todo caso, lo hacen para calificarla como “una cruel dictadura genocida” y por último, con el inicio del ataque militar tejen un ataque mediático que lo acompaña, apuntando así, una campaña de desprestigio en los medios occidentales. La justificación de esta condición política exige necesariamente la reproducción de los mismos argumentos expuestos en los mass media, colaborando en esa demonización.

Aquí es donde el discurso que abanderan ciertos sectores de la izquierda –en muchas ocasiones temerosos de perder cierta posición apoyando a un supuesto dictador que la sociedad condena– plantea una nueva problemática, la insignificancia a la que reducen el apoyo popular que posee el régimen actual, a su sistema electoral y a la estructura u orientación política del país agredido. Por el contrario, obvian el constructo espectacular erigido al rededor de este conflicto, enraizado en orígenes más profundos como la problemática del control de las energías en pleno siglo XXI como llave del éxito económico y político o la traba que suponen para el desarrollo del mercado posibles estructuras cargadas de tintes socialistas.

Si partimos de una izquierda capaz, construida sobre la coherencia política, una ética honesta conduce al apoyo de una facción, que en el contexto de una dominación y agresión imperialista, necesariamente es la antiimperialista. […]

Aún no es otra que las coincidencias entre el discurso del Capital y el de cierta parte de la izquierda europea la que nos plantea un análisis urgente de la situación. Ambas parten de una actitud paternalista hacia los países considerados en vías de desarrollo, en cualquier caso, consideramos menos desarrolladas desde una perspectiva occidental. Procesos revolucionarios, conflictos imperialistas….. (sic.) son filtrados por juicios de valor que, muchas veces de forma no consciente, acaban descalificando al pueblo de estas regiones infantilizándolo, caracterizándolo como fácilmente manipulable por determinados poderes, reduciendo y cuestionando su capacidad de decisión.

[…] ¿Hasta qué punto hemos interiorizado la figura de occidente como crisol del mundo libre?

Desde esta perspectiva y a través de la profundización en la realidad siria, […]” el lector debe enfocar el conflicto con los ojos más críticos con los que lo pueda contemplar el occidental medio: un consejo dirigido en especial a la izquierda progresista, esa cerda burguesa autoproclamada vanguardia antisistema del momento.

[SARKIS FERNÁNDEZ, Tamer: Siria vencerá: lucha heroica contra la O.T.A.N. y sus mercenarios, Barcelona: Editorial Cierzo Rojo, 2013, p. 14; 15; 16 y 17]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s