Tsipras La traicion de un pueblo.

th

Era gracioso observar la parafernalia del referéndum cuando el pueblo eligio su salida de Europa, al masón de Tsipras le a salido el tiro por la culata y se le a visto su traición y es que quizás al igual que España y todos los países que componen la UE su banco central mas de la mitad de las “acciones” son de la familia mas poderosa del mundo y los que han creado la UE la  familia Rothschild A su vez esta familia es la mas poderosa dentro del Sionismo  y entre sus miles de bancos los mas destacados son la Banca Vaticana pues son conocidos como los banqueros jesuhitas. Y bueno la historia es muy larga.

El contar esto es por que la gente tiene que saber en que consiste esto, en que consiste el mundo en el que vivimos y realmente la deuda es un negocio al que se le saca buenos números y por lo tanto esta siendo llevado a niveles nacionales.  Eso si el sionismo sin los masones no podrían hacer nada pues son los “caballos de troya” que usan para doblegar cualquier sistema a su voluntad.

La indignación ante tanta traición, sumisión e indignidad llegó a las calles de Atenas. Tsipras iba a defender ante el parlamento griego, en el que se supone reside la soberanía popular expresada en el reciente refréndum, para buscar el amparo a la traición y la cobardía… Por muchas razones expresas u ocultadas que pudiera tener el presidente del gobierno griego, lo último es enfrentarsde a la soberanía popular. En estos momentos, desdde el punto de vista democrático, el gobierno y el parlamento griego están deslegitimados por la población para tomar ninguna medida ni representar a nadie, salvando las honrosas excepciones que votaron en contra del acuerdo. Los enfrentamientos estallaron en la manifestación griega contra la austeridad, la cual tuvo lugar frente al Parlamento. Los manifestantes lanzan cócteles molotov contra la policía, y esta les responde con gases lacrimógenos.

Según informes de prensa, la policía utilizó granadas aturdidoras, mientras que los manifestantes lanzaron decenas de cócteles molotov. El mitin provocó el bloqueo de las avenidas centrales. Numerosas fuerzas policiales se han congregado cerca del Parlamento griego.

La mayoría del Parlamento griego se puso de espaldas a su pueblo

El primer ministro Alexis Tsipras comprobó este miércoles el alto precio que ha de pagar por mantener a Grecia atada al euro. Aunque logró sacar adelante el acuerdo para negociar un nuevo rescate, con 229 votos a favor, gracias a la mayoría de su partido, Syriza, a su socio de gobierno y a tres partidos de la oposición, y 64 en contra, entre ellos 32 de sus propias filas (entre ellos el de Yanis Varoufakis) y seis abstenciones, también de Syriza. Con esta fractura, el Gobierno queda en una posición muy débil. Tsipras volvió a defender un acuerdo “malo” pero inevitable.

Un programa con dos grandes apartados: El paquete legal cuya aprobación la eurozona ha puesto como condición a Grecia para negociar el tercer rescate llega esta noche al Parlamento de Atenas dividido en dos artículos. El primero es la ratificación del texto aprobado el lunes en la cumbre de Bruselas, en el que se establecen las condiciones para iniciar las negociaciones. El segundo incluye cambios y subidas en el régimen del IVA, nuevas medidas tributarias, el fortalecimiento del tratamiento penal de la evasión fiscal, reformas en las pensiones y la Seguridad Social, la garantía de la independencia de la oficina de estadísticas griega, así como la creación de una autoridad fiscal que vigilará que no haya desvíos en los objetivos fiscales marcados.

Mientras los ciudadanos echaban cuentas de lo que supondrá la inmediata subida del IVA —como mínimo, un aumento de 720 euros al año por hogar—, una de las leyes que el Parlamento griego aprobó ya en la madrugada de hoy para franquear el tercer rescate, el primer ministro, Alexis Tsipras, hacía otros cálculos: los de cuántas bajas habría de costarle aprobar un acuerdo en el que no cree, pero que se ha visto obligado a aceptar, y si, a pesar del respaldo de la oposición, saldría indemne, con su partido más o menos entero, del pleno más decisivo en décadas. Finalmente, 38 de sus 149 diputados se mostraron disconformes con el acuerdo (32 noes y seis abstenciones). Un diputado de Syriza no acudió a la votación.

Las dimisiones de altos cargos —dos responsables del Ministerio de Finanzas, entre ellos la viceministra Nadia Valavani, presentaron su renuncia “porque es imposible disentir de una medida del Gobierno y pretender seguir en él”— y en las filas de su grupo parlamentario hacían presagiar ya durante la jornada un severo varapalo a Tsipras, y una escisión puede que irreparable en Syriza, pese a las declaraciones de Panayotis Lafazanis, ministro de Reconstrucción Productiva, Energía y Medio Ambiente y líder de la Plataforma de Izquierda, el bastión radical de Syriza, que declaró que él y sus diputados votarían contra las medidas pero seguirán apoyando al Gobierno. El propio Lafazanis votó en contra del acuerdo.

Horas después de que Tsipras admitiese en una entrevista televisiva que no había más opciones que este “mal acuerdo” o una salida desordenada del euro, y en medio de un ambiente crispado por varias huelgas y manifestaciones —que desembocaron en incidentes entre manifestantes y policía—, los comités parlamentarios correspondientes dieron luz verde al texto, que fue trasladado al pleno, donde en un acalorado debate salieron adelante las medidas exigidas por los socios para negociar un nuevo rescate gracias al apoyo de los tres partidos de la oposición proeuropea (conservadores, socialistas y liberales).

El aviso más serio al primer ministro no vino este miércoles de su grupo parlamentario, sino del comité central de Syriza, que por la mañana rechazó el acuerdo por mayoría absoluta (109 votos de 201, entre ellos cuatro miembros del Gobierno) y pidió sin éxito a Tsipras que lo retirara. La declaración rebelde acusa a Bruselas de “atentar directamente contra cualquier noción de democracia”.

Lo explicaba con otras palabras, en la manifestación contra el acuerdo convocada por la tarde ante el Parlamento —en la que hubo disturbios—, Jristos Kasimis, asesor del ministro Lafazanis y dirigente de la Plataforma de Izquierda: “No es sólo la Plataforma la que está en contra, sino muchísimos más en Syriza. Este memorándum es tres veces peor que el primero, así que no podemos aceptarlo porque, además, va contra la voluntad del pueblo. Por eso la única alternativa es una salida del euro. Tsipras luchó mucho, lo sabemos, pero fue derrotado”, afirmó.

Ya durante el debate parlamentario, Tsipras insistió en que solo tuvo tres opciones en la cumbre europea: el pacto alcanzado, una quiebra desordenada, o el plan de desconexión temporal del euro que proponía el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble. “No voy a endulzar esto ni a hacerlo pasar por una historia de éxito, pero tampoco voy a hacer a nuestros oponentes políticos el favor de ser un breve paréntesis en el tiempo”, dijo el primer ministro, que prometió que su Gobierno hará “lo imposible para poner las cosas en orden” en el país.

La presidenta del Parlamento pidió rebelarse y votar NO al chantaje

La presidenta del Parlamento griego, Zoí Konstandopulu, representante del ala radical de Syriza, instó a los diputados a rechazar el “chantaje” de la Unión Europea, pocas horas antes de la votación del principio de acuerdo que facilitará la negociación del tercer rescate con los socios a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (Mede). “Este Parlamento no debe firmar el chantaje de los prestamistas”, ha arengado Konstandopulu, a quien muchos en Grecia —y en Syriza— critican por sus guiños a los neonazis de Amanecer Dorado (17 escaños).

Según Konstandopulu, que desde el primer momento se ha posicionado en contra de un nuevo rescate que implique más medidas de austeridad, es un deber de los parlamentarios griegos evitar que se materialice ese pacto “innoble” entre el Gobierno de Atenas y sus acreedores internacionales. La presidenta —la tercera autoridad del país tras el presidente de la República y Tsipras— ha retrasado la tramitación, por la vía de urgencia, de las acciones prioritarias demandadas por los socios.

Un funcionario de la UE resumía en el Financial Times la reunión de la que salió el tercer rescate a Grecia

En la hora trece de las negociaciones todo estuvo a punto de romperse, según cuenta el diario Financial Times. En una reunión a cuatro bandas: Grecia y Alemania en un punto muerto. Entonces el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, les espetó: “De esta sala no se va nadie”. Un acuerdo cuyos detalles manejó el ministro alemán en las reuniones técnicas previas y que no acabaron nada bien.

Con la salida de Grecia encima de la mesa. Wolfgang Schäuble se peleó con siete ministros, algunos de su propio bando, y contestó airadamente al presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que “no era un idiota”. Y eso no fue lo más violento de la reunión, han contado fuentes del Eurogrupo. Al ministro francés, Michel Sapin, se le ocurrió proponer que todos dijeran lo que pensaban. Entonces al recién estrenado Euclidis Tsakalotos le cayó un regadío de recriminaciones.

En la cumbre de jefes de Estado a Alexis Tsipras le fue mucho peor: sus socios “habían planificado hasta el último detalle el colapso de los bancos griegos”. Un funcionario de la UE resumía así la reunión en el Financial Times: “A Tsipras lo han crucificado ahí dentro. Lo han crucificado”.

Curioso incidente para “asustar” a Grecia… Cazas turcos violan el espacio aéreo griego

Una formación de seis aviones de combate turcos violaron este miércoles el espacio aéreo nacional griego en el noreste y sureste del mar Egeo, según funcionarios griegos de Defensa.

Los aviones de combate turcos efectuaron un total de 20 transgresiones, afirman los funcionarios de Defensa, que agregaron que dos de los aviones iban armados.

En total, según las autoridades griegas, hubo tres formaciones de cazas turcos, cada una de las cuales se componía de dos aviones F-16. Todos los aviones de combate fueron perseguidos por aviones griegos en conformidad con la normativa internacional, dijeron los funcionarios.

Las violaciones del espacio aéreo griego por parte de cazas turcos se han intensificado en las últimas semanas, pese a que funcionarios turcos y griegos planeaban emprender en abril conversaciones sobre el fomento de la confianza, informa el portal griego ekathimerini.com.

Análisis: Grecia se rinde a la austeridad: cinco preguntas que todos se hacen ya

En la noche del jueves los diputados griegos aceptaron los primeros proyectos de ley necesarios para recibir la ayuda financiera, según establece el nuevo acuerdo de rescate. No obstante, se trata tan solo del primer paso en un largo camino que espera al país heleno.

Pese a que el eurogrupo y Grecia acordaron un nuevo programa de rescate y el Parlamento griego ya ha aceptado las primeras leyes como condición para tener acceso a la ayuda financiera, los problemas que afronta el país están lejos de ser resueltos. El portal i100 de ‘The Independent’ explica una serie de datos relevantes de las realidad política y económica actual de Grecia.

¿Quién votó por la austeridad?

El nuevo conjunto de leyes, que incluyen la reducción de pensiones y subidas de impuestos, fueron aprobadas con 229 votos a favor y 64 votos en contra en el Parlamento griego. Entre quienes se opusieron a ellas, había 38 miembros del propio partido de Alexis Tsipras, Syriza, incluido el ministro de Energía del Gobierno, la portavoz del Parlamento y el propio Yanis Varufakis, exministro de Finanzas que dimitió al día después del referéndum griego celebrado el 5 de julio. Y también los socios de Syriza y los neofascistas de Amanecer Dorado viotaron en contra del acuerdo (curioso el silencio de la prensa occidental al respecto)

¿Qué piensan los votantes griegos?

Al menos 20.000 personas salieron a las calles de Atenas el pasado 15 de julio en protesta contra las nuevas medidas de austeridad. Se estima que la manifestación, que tuvo lugar frente al Parlamento, fue la mayor desde que Syriza llegara al poder en enero. Las protestas acabaron de forma violenta y medio centenar de personas fueron detenidas por lanzar piedras y cócteles molotov contra la Policía, que respondió con gases lacrimógenos.

¿Qué opinan los acreedores?

Entre los acreedores hay división respecto a la cuestión de la deuda griega. Mientras algunos se muestran dispuestos a considerar el alivio de la deuda, por el que abogó el FMI, otros poderes, incluida Alemania, insisten en que Grecia solo puede ver su deuda aliviada cuando haya realizado reformas en su economía y reducido los gastos estatales.

¿Se acabará produciendo el ‘Grexit’?

No necesariamente. La prioridad esencial para Grecia en estos momentos es garantizar un préstamo puente de 12 millones de euros para poder superar los próximos tres meses y evitar el incumplimiento de los pagos de bonos al Banco Central Europeo (BCE).

¿Qué pasará después?

Se prevé que las negociaciones sobre el nuevo programa de rescate tarden cuatro semanas, por lo que los ministros de finanzas europeos tendrán que buscar maneras de prestar dinero a Atenas con mayor celeridad. El BCE está estudiando una solicitud para inyectar efectivo de emergencia para ayudar a volver a abrir los bancos y los cajeros griegos.

Anuncios

Un comentario en “Tsipras La traicion de un pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s