El sionismo estaria dispuesto a financiar el “Estado Catalan” y sobre todo su ejercito.

El sionismo quiere nuevos siervos files a su causas. Y no van a dudar en romper otra nación más, para llevar estos fines.

vic3b1eta-ejercito-catalan

La Cataluña “independiente” sera un socio privilegiado de la OTAN y dedicará para ello el 2% del PIB  a gastos militares. Y es que es bien sabido que destras del separatismo sea Vasco, se que destras del Catalan estan tanbien ellos, 85855-p1000358Y es que se esta hablando desde hace ya años de los intereses del sonismo y sus perros los “masones” de romper definitivamente España ya que es vital para su Nuevo Orden Mundial o lo que es lo mismo el gobierno mundial judio mas informacion aqui. Pero nosotros lo sabemos todos y cuando llege la hora se hablara mas informacion aquí.

El diagnóstico de los separatistas catalanes es claro: Con una guerra en Ucrania, la Guerra Fría haciendo su reaparición, y un polvorín en el Mar del Sur de China con riesgo de explosión en cualquier momento, lo último que necesita el Pentágono son problemas en el flanco sur-occidental de la OTAN. Por el contrario, los Estados Unidos y la Alianza Atlántica necesitan socios serios y fiables en toda la península ibérica; socios que se comprometan no sólo a la seguridad de su propio territorio y población, sino a la de sus aliados. La OTAN necesita “contribuyentes netos” a la seguridad. Y ahí, según los estrategas del independentismo, estará Cataluña.

Tres acontecimientos recientes confirman que Cataluña tiene toda la intención de ser todas estas cosas, así como un socio privilegiado de la OTAN para los tiempos difíciles que se avecinan. En primer lugar, el presidente separatista Artur Mas confirmó el compromiso de Cataluña con la OTAN. En segundo lugar, la Sociedad de Estudios Militares (Societat d’Estudis Militars o SEM) publicó un informe sobre los presupuestos de defensa que recomienda que la Cataluña independiente invierta el 2 por ciento de su PIB en gastos militares, de conformidad con las directrices de la OTAN, al tiempo que subraya la necesidad de un buen mantenimiento y actualización de los equipos militares para asegurarse de que está en pleno funcionamiento y puedan ser desplegados en todo el mundo. Por último, la CIDOB (Centro de Asuntos Internacionales, originalmente conocido como Centre d’Informació i Documentació Internacionals a Barcelona) celebró una mesa redonda sobre la política de defensa, donde se discutieron en detalle temas de seguridad adicionales.

El primer movimiento tuvo lugar en la mañana del miércoles 3 de junio, cuando el presidente Artur Mas declaró en el Parlamento que Cataluña estaría buscando su integración directa en la OTAN. El líder de Cataluña ya había indicado esto en ocasiones anteriores , pero que lo diga en el Parlamento proporcionó cierta solemnidad añadida. En respuesta a una pregunta del diputado Miquel Iceta leal respecto a la integración de Cataluña en la Unión Europea, Mas respondió que no sólo Cataluña formará parte de la UE, sino que una vez alcanzada la independencia buscaría la integración directa en la OTAN.

Horas después de la declaración de Mas, la Sociedad de Estudios Militares (SEM) publicó un documento no oficial sobre los presupuestos de defensa para una Cataluña independiente, cuya versión en inglés está  disponible aquí. El documento establece una serie de pautas presupuestarias para esa Cataluña independiente, con base en la experiencia de otros países de la OTAN. El texto señala que los gastos que cubren los costos de las operaciones desplegadas fuera del territorio de un Estado miembro y el mantenimiento del equipo han “sido un problema común a muchas fuerzas armadas occidentales”, debido a la falta de “recursos disponibles en esta área” de mantenimiento y los “costes excesivos de los programas de adquisición”, es decir, el costo inicial de la compra de armas. Sólo para dar un ejemplo, el despliegue alemán en Afganistán ha estado plagado de fallas en los equipos, con un informe oficial el año pasado explicando que “sólo 42 de los 109 Eurofighters de Alemania están disponibles para su uso inmediato debido a defectos del fuselaje. La marina se enfrenta a problemas similares con sólo 4 de sus 22 helicópteros Sea Lynx y 3 de su 21 Sea Kings actualmente operativos. La Agencia Europea de Defensa define que los gastos de “Operación y Mantenimiento (O & M) deben cubrir repuestos y suministros y los costos relacionados con el mantenimiento de los servicios públicos y la infraestructura”.

El documento subraya que “Las Fuerzas de Defensa de Cataluña (CDF) no pueden cometer estos errores” y recomienda que “el porcentaje del presupuesto dedicado a defensa para las operaciones y el mantenimiento debe ser de entre 35 y 40 por ciento del total. En el caso de España, un estudio sobreel sur de Europa de la defensa en tiempos de austeridad“, señaló que “La industria militar española ocupa el décimo lugar en el mundo y sexto en Europa gracias en parte a su participación en EADS, uno de los fabricantes de aviones líder a nivel mundial. Esto significa que cualquier recorte importante en los proyectos de inversión militares en Italia y España afecta directamente a sus economías nacionales y agrava el entorno de crisis económica nacional. Esta disparidad podría explicar por qué los gobiernos de España e Italia optaron por reducir principalmente el personal y los programas de operaciones / mantenimiento en lugar de los programas de inversión, mientras que los gobiernos portugués y griego reducen los gastos de defensa en todos los ámbitos“. Algo que según el informe de los separatistas catalanes hay que estar dispuestos a prevenir. A no ser suficientes fondos que se gastan en operaciones y mantenimiento, es probable que se abra una gran brecha entre lo que se proyecta sobre el papel y las capacidades reales desplegables. Es en estas últimas en la que Washington está interesado para montar coaliciones internacionales. Como se señala en la conferencia de 2013 del Parlamento Europeo sobre “las secuelas de la crisis financiera en la OTAN, “los aliados europeos disponen de 2,3 millones de personal militar, pero sólo una pequeña proporción de ellos están disponibles para un despliegue rápido y adecuado para las misiones expedicionarias fuera de Europa“.

En cuanto al personal, el documento hace hincapié en la necesidad de amplias fuerzas de reserva flexibles, tales como las de Dinamarca y Noruega. Tras el fin de la Guerra Fría, ha habido una tendencia a transformar las fuerzas dedicadas a la defensa territorial (es decir, a un conflicto en Europa Central) en fuerzas proyectables, es decir fuerzas militares que se pueden desplegar y sostener en cualquier parte del mundo. El problema es que en muchos países europeos los presupuestos de defensa han estado cayendo a un ritmo muy rápido, lo que provocó que los gastos de personal supongan una desproporcionada parte de los gastos de defensa. Dinamarca es vista por la denominada “comunidad de defensa nacional catalana” como ejemplo de un país que ha sido capaz de transformar su ejército en una fuerza proyectable. Noruega no fue hasta ahora por este camino, ya que desde una perspectiva práctica su situación geoestratégica no ha cambiado mucho. Con Rusia en su frontera norte, Noruega no podía descartar que su ejército tenga que acometer una defensa territorial. Sin embargo, ambos países son muy apreciados dentro de la OTAN. En 2013 la firma consultora McKinsey elogió la reorganización militar de Dinamarca en el período “2005-2009 para pasar de una postura defensiva estática a uno que podría apoyar las misiones expedicionarias en el extranjero“, subrayando que “La transformación reduce los costos de soporte por un tercero, desplazando el equilibrio entre el gasto en actividades operacionales y el gasto en funciones de apoyo de un 40-60 a unos porcentajes actuales del 60 a 40“.

El texto considera que el personal debe absorber no más de “entre el 30 y el 35 por ciento” de los gastos de defensa. Este porcentaje es menor que lo que se encuentra en muchos aliados. Por ejemplo, una visión general del Pentágono para el año fiscal 2016 confirma que “los gastos de personal, incluyendo pago militar y las prestaciones, servicios de salud militar, la paga civil, y apoyo a la familia, abarcan casi la mitad del presupuesto del Departamento de Defensa”. En el caso del Reino Unido, por el contrario, es poco más de un 30% lo que se gasta en personal. Para España los gastos de personal “en 2011 representaban el 65% de los gastos militares”.

Con respecto a la inversión, el Libro Blanco subraya que se trata de “costos del ciclo de vida” de un sistema y de los costes de adquisición que se deben tener en cuenta, al tiempo que recuerda a los lectores que “el mantenimiento y las actualizaciones… generan puestos de trabajo.

Utilizando los modelos citados de las fuerzas de defensa de Noruega y Dinamarca, el Libro Blanco propone mejorar el presupuesto con la totalidad de los costos de los sistemas adoptados, no sólo el precio de compra inicial. También apoyaría un ejército formado por profesionales que están más altamente compensados ​​en la OTAN que “en otros lugares” (¿España?).

La sección dedicada a las infraestructuras reconoce que algunas instalaciones tendrán que ser de uso dual o heredadas, lo que significa que un gran esfuerzo de remodelación tendrá que ser llevado a cabo. Las necesidades de Cataluña incluyen una formación adecuada para todo tipo de unidades del Ejército, se prevé construir una academia militar en la zona de Lleida Plain, y / o el condado de Noguera, en el oeste. En cuanto a la Fuerza Aérea, el texto defiende Alguaire, una infraestructura claramente infrautilizada, sin descartar la renovación de aeropuertos como Reus, Girona y Odena. Cuando se habla de la Armada catalana el libro blanco reconoce abiertamente que el “vacío en relación con las infraestructuras es desolador”, al tiempo que subraya Palamós y Vilanova i la Geltrú como las instalaciones más fáciles de adaptar y ampliar, siendo puertos de tamaño medio, con un volumen de tráfico significativo y más fácil de proteger, gracias a sus dimensiones.

El texto sugiere dos períodos de cinco años para construir las Fuerzas Armadas catalanas, con el objetivo final de invertir el 2 por ciento del PIB de Cataluña en gastos militares, de conformidad con las directrices de la OTAN. El Libro Blanco concluye subrayando que la era de los presupuestos de defensa “low cost” en el Viejo Continente está llegando a su fin, explicando que “Si Europa ha sido capaz de pagarlos desde el fin de la Guerra Fría, ha sido porque los Estados Unidos lo hicieron por ellos, pero esto ya se ha terminado“. Invertir el 2% del PIB en defensa es, según el texto, necesario no sólo para proporcionar la disuasión necesaria y estimular la economía y el empleo, sino que también debe permitir a Cataluña “presentarse por encima de nuestro peso”, y agrega que “Si realmente queremos ser alguien en la arena internacional, los tweets son de poca utilidad, y tenemos que estar dispuestos a hacer lo que sea necesario“.

La declaración parlamentaria del presidente Mas y el libro blanco sobre el presupuesto de defensa de la SEM, han sido el telón de fondo perfecto para el tercer movimiento significativo de la semana: una mesa redonda sobre política de defensa en la CIDOB, think-tank con sede en Barcelona. Bajo el título “Los nuevos estados y la política de seguridad y defensa”, tuvo lugar al día siguiente, jueves 4 de junio, que pasó a ser el Día de la Bandera de las Fuerzas de Defensa de Finlandia (en conmemoración del cumpleaños del mariscal Mannerheim), tal vez un guiño a uno de los países cuyas políticas de defensa están siendo seguido atentamente por la comunidad de seguridad nacional de Cataluña. Después de una introducción del organizador y moderador del evento, el investigador del CIDOB Marc Gafarot, de la Universidad de Barcelona, hablaron el  Profesor F. Xavier Hernández Cardona y el profesor Alex Calvo.

Hernández Cardona, un experto en historia militar y autor de una historia militar de cuatro volúmenes de Cataluña, se centró en el potencial del país en esta área. Después de afirmar sin tapujos que “un estado sin ejército es como un coche sin ruedas” y pidiendo a los catalanes “recuperar nuestra cultura militar”, proporcionó a la audiencia un resumen de algunos de los episodios de las instituciones militares de Cataluña.

Calvo, experto en temas de defensa en el Índico y el Pacífico, se centró en los retos que cualquier nuevo estado enfrenta al garantizar la seguridad de su propio territorio y de la población, además de su contribución a la de los aliados, socios y la comunidad internacional en general. Explicó que en cualquier escenario la comunidad internacional se preguntaba si las capacidades combinadas y el compromiso de Cataluña sería mayor o menor que con el Estado español previamente existente. En el caso de Cataluña, destacó como la experiencia pasada en el campo de la seguridad contribuyó a la credibilidad del país a la hora de explicar la política de defensa futura para socios y aliados. En particular, se refirió a la gestión de las prisiones demostró cómo Cataluña no era para nada tímida cuando se llega al campo de la seguridad. Señaló que esto no había pasado desapercibido en el extranjero, cuando el  think-tank estadounidense Consejo del Atlántico comparó los planes de defensa preliminar del país con los de Escocia, en el período previo a referéndum de esta última. Escribiendo sobre “Las implicaciones militares de escocés y catalán Secesión” James Hasik, investigador principal en el Centro de Brent Scowcroft sobre Seguridad Internacional, señaló que Escocia se defendería en el Atlántico sin una inversión sostenida, pero la especialización marítima catalana sería bienvenida en el Mediterráneo, “apreciando de Cataluña” una visión valiosa y refrescante en la especialización de la defensa colectiva: construir una marina de guerra que se centrara en influir en los acontecimientos en tierra y “haciendo hincapié en la ausencia de las dificultades que cualquier país sin salida al mar tendría, los que coloca a Cataluña con capacidad para influir por encima de su peso en los asuntos políticos europeos”.

Calvo también explicó cómo la recuperación de la industria de defensa era un componente esencial de los esfuerzos de re-industrialización de Cataluña, y una pieza clave de la lucha contra el desempleo y la exclusión social. Los sucesivos gobiernos españoles “han vetado el desarrollo de la industria en Cataluña”, a pesar de una larga tradición, explica el profesor Hernández Cardona, y la proximidad a la principal agrupación francesa de defensa del espacio aéreo. También explicó cómo las fuerzas de reserva y la milicia podrían contribuir a la cohesión social, incluida la integración de los inmigrantes, y subrayó cómo una capacidad de transporte aéreo estratégico era esencial no sólo para los militares de Cataluña, sino también para miles de organizaciones no gubernamentales que trabajan en la asistencia humanitaria internacional.

La mesa redonda atrajo a muchas personas, que llenaron la sala, lo que obligó CIDOB a cerrar la inscripción con antelación. Los participantes comprendían una amplia gama de perfiles, incluyendo un buen número de expertos. Entre ellos, el experto en yihadismo Jofre Montoto, quien comentó sobre esta amenaza, los miembros del consejo de SEM, miembro del Gremio de Ingenieros Industriales, además de otros miembros de la comunidad de seguridad nacional. Montoto explicó que “el yihadismo es un ejemplo de los riesgos globales y que un Estado necesita la fuerza militar no sólo para protegerse a sí mismo, sino también para “defender los intereses nacionales”. Una pregunta del ex alcalde de Lleida Manel Oronich provocó una discusión sobre Alguaire como instalación clave de doble uso y uno de los futuros pilares de la Fuerza Aérea catalana. Un analista del SEM destacó que Cataluña estaba probablemente llamada para ser  parte del despliegue de medios aéreos en el Báltico y Mar del Norte, dada la situación actual, y que el conflicto de Ucrania era un recordatorio de la necesidad de desarrollar no sólo una capacidad de contrainsurgencia, sino también de fuerzas convencionales.

Según los separatistas, Cataluña no puede ser un país que simplemente arrienda bases a los demás para su protección. En lugar de ello, los líderes independentistas catalanes están haciendo planes para convertirse en un socio serio y confiable para la OTAN, comprometido no sólo a la seguridad de su propio territorio y de la población, sino también a la de sus aliados, es decir, al servicio de las políticas de la OTAN y de los intereses del imperialismo norteamericano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s